Preguntas frecuentes

A continuación, encontrarás un listado de preguntas que frecuentemente la madre te hará.
Por favor leélas y estudia las respuestas, las cuales te servirán para orientar a las madres de tu
comunidad. Tomado y adaptado de: http://www.llli.org/lang/espanol/faq.html

Haga clic en cada pregunta para ver la respuesta.


¿Puede quedar embarazada una mujer si está amamantando?

 

Sí.

Pero se puede usar la lactancia materna como un método de planificación familiar. Si la mujer responde “sí” a las siguientes tres preguntas, es poco probable que quede embarazada:

  1. ¿El niño o niña tiene menos de seis meses de edad?
  2. ¿La mujer no tiene periodos menstruales?
  3. ¿El niño o niña toma solo pecho noche y día, y no recibe ningún otro alimento o bebida (lactancia materna exclusiva).

Si alguna de las respuestas a las preguntas anteriores es NO, la mujer debe buscar un método anticonceptivo si no quiere quedar embarazada. Recuerda que esto es una decisión de pareja.
Si una madre pregunta por métodos anticonceptivos dile que se acerque al servicio de salud para que el médico o enfermera le explique y le de algún método para planificar la familia.

¿Cuáles son las ventajas de amamantar a los niños y niñas hasta los dos años?

 

Es beneficioso para los niños o niñas porque al amamantar encuentran:

  • Nutrición
  • Atención
  • Seguridad
  • Amor
  • Calma

 

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, y la Organización Mundial de la Salud y UNICEF recomiendan que los niños y niñas sean amamantados durante al menos dos años.

 

Si las niñas y niños pequeños siguen con la lactancia materna obtienen muchos beneficios para su salud. La leche materna sigue proveyéndoles defensas y vitaminas, y puede proteger a las niñas y niños de las enfermedades y alergias.
Si una niña o niño pequeño está enfermo, amamantarlo le dará alivio. De hecho, un niño pequeño que tiene problemas de estómago tal vez no tolere otra cosa más que la leche materna.

¿Puede una mujer enferma dar de mamar?

 

En la gran mayoría de los casos podemos decir que sí. El niño o niña ya ha sido expuesto a cualquier enfermedad que la madre haya contraído antes de que ella muestre algún síntoma. Una de las bondades de la leche materna es que, si la madre está enferma, cuando su cuerpo produce defensas para combatir la enfermedad, estas defenseas también pasan directamente a su niño o niña por medio de la leche. Esto protege al niño y le da la capacidad de combatir la enfermedad.
Sin embargo hay unas pocas enfermedades (como el VIH y la tuberculosis) que requieren el destete (dejar de amamantar) ya sea forma permanente o temporal. Hay algunos tratamientos y medicamentos que no son compatibles con la lactancia. Es muy importante consultar al médico para mayor información sobre la compatibilidad de los tratamientos con la lactancia.
Si sabes que madre puede estar enferma de tuberculosis o VIH dile que acuda al servicio de salud para que la trate un médico.

¡Mi niño o niña pide el pecho a cada rato!

 

Es normal que los niños y niñas pidan el pecho a cada rato. Los niños y niñas no tienen un horario regular para comer como los adultos.
Recuerde que es importante que el niño mame, si aumenta el tiempo de cada mamada, habrá mayor producción de leche.
Aconseja a la madre que dé leche materna todas las veces que el niño o niña lo pida, de noche y de día.

¿Cómo colocar al niño o niña para darle de mamar?

 

Durante las primeras semanas del niño o niña la posición correcta para amamantar es muy importante.
Cuando la mamá y su niño o niña están en una posición correcta, los pezones se mantienen sanos y el niño o niña se puede alimentar más eficientemente. Una posición adecuada ayuda a eliminar muchos casos de pezones adoloridos.

Pasos básicos para obtener una posición correcta
Orienta a la madre y dile estos pasos:

  1. Ponte en una posición cómoda con soporte en la espalda, coloca almohadas para apoyar tus brazos y en tu regazo, y tus pies apoyados en un banco o en un directorio telefónico.
  2. Coloca a tu niño o niña cerca de ti, con su cadera flexionada para que no tenga que voltear su cabecita para alcanzar tu pecho. Su boca y su nariz deben estar frente a tu pezón. Recuerda que solo debes ver una parte del cuerpo de tu niño o niña: un bracito, una piernita, a esta posición se le conoce como “panza con panza”.
  3. Sostén tu pecho para que no presione la barbilla de tu niño o niña. La barbilla de tu hijo o hija debe de estar sobre tu pecho.
  4. Sujeta a tu niño o niña contra tu pecho. Asegúrate que abra la boca ampliamente y acércalo a ti, deteniendo su espalda (en lugar de la parte de atrás de su cabeza), para que su barbilla se apoye en tu pecho. Su nariz estará tocando tu pecho. Tu mano debe formar “un segundo cuello” para tu niño o niña. Recuerda que la mano de la madre debe agarrar o detener las nalguitas del niño o niña.
  5. ¡Disfrútalo! Si sientes dolor, separa a tu niño o niña suavemente (asegurándote de romper antes la succión para no lastimar tu pezón) e intenta de nuevo.

Probablemente la mamá necesitará repetir con frecuencia esto pasos durante las primeras semanas, dile que lo intente hasta lograrlo y que no se desanime.

¿Cómo se puede aumentar la cantidad de leche?

 

A veces la mamá observa que su niño o niña toma menos leche y cree que es porque se está quedando sin leche. Sin embargo, estos cambios en la alimentación, se deben al crecimiento de su hija o hijo y a la práctica de amamantar.
En las primeras 2 o 3 semanas, 6 semanas y 3 meses los niños o niñas tienen un periodo de crecimiento acelerado en donde tomarán leche materna por más tiempo y más frecuentemente para asegurar que la mamá tenga más leche, esto es porque están creciendo no porque la mamá tiene poca leche.
Es importante que la mamá dé de mamar al ritmo de su hijo o hija, cuando el niño o niña lo pida, de noche y de día.
Si a pesar de esto, la madre sigue creyendo que tiene poca leche porque el niño o niña no está subiendo de peso o está perdiendo peso, da los siguientes consejos:

  • Anime a su niño o niña a tomar pecho frecuentemente y el tiempo que el quiera.
  • Dar de mamar con ambos pechos.
  • Verifique que el niño o niña cuando mama está posicionado correctamente, cómoda y adecuadamente.
  • Si el niño o niña se queda dormido y deja de mamar, puede despertarlo y pasarlo al otro pecho para que siga mamando.
  • La madre debe beber suficiente agua para mantenerse hidratada.
  • Tome té de ixbut. Ixbut es una hierba que ayuda a aumentar la cantidad de leche.

Tengo pezones planos, ¿qué hago?

 

Desde el embarazo la madre debe preparar sus pezones para la lactancia. Orienta a la madre y dile que realice las siguientes actividades:

  • Masajes en los pezones: girar cada pezón entre el dedo pulgar y los demás dedos. Se puede aplicar un aceite para dar el masaje. También se puede hacer un masaje alrededor del pezón.
    Masajes en los pezones

 

También puedes usar la siguiente técnica:

  • Paso 1: corte la punta de la jeringa con un cuchillo o navaja
  • Paso 2: introduzca el émbolo por el extremo
  • Paso 3: la madre suavemente jala el émbolo

Masaje de pezón con Jeringa

Repetir el paso 3 las veces que sea necesario, hasta que el pezón quede afuera y el niño o niña logre agarrarse correctamente del pecho.

¿Cómo saber si mi niño o niña recibe suficiente leche?

 

Es normal que la mamá se pregunte si su niño o niña recibe suficiente leche. Para esto, se deben buscar señales que indiquen que el niño o niña está mamando lo necesario:

  1. La niña o niño pequeño está aumentando de peso
  2. Está alerta y activo

Mientras las niñas y niños menores de seis meses aumenten de peso, están recibiendo lo necesario para alimentarse.

¿Cuál es el papel del papá durante la lactancia materna?

 

Las niñas y los niños que tienen una relación cariñosa y cercana a ambos papás, son muy afortunados. Los hijos necesitan mucho contacto físico y cuando no están al pecho, los brazos cariñosos del padre son un lugar maravilloso para ellos.

Estos son algunos consejos para que el papá se relacione con su hijo o hija:

  • El papá puede cargar a su hija o hijo en su pecho después de que la mamá lo amamantó para sacarle el aire.
  • El papá puede mecerlo después de que ha tomado leche materna.
  • El papá puede acariciar a su hija o hijo mientras está mamando, así evita que se duerma.

El padre también puede participar en diferentes actividades que no están relacionadas a la lactancia materna pero que ayudan a mantener una relación cariñosa con su hijo o hija:

  • Bañarlo
  • Cambiarle el pañal
  • Mecerlo y calmarlo cuando llora
  • Cuidar a la madre, lo cual beneficia al niño o niña.

Me duelen los pechos, ¿qué hago?

 

Este dolor puede ser por mastitis, que es cuando los pechos de la mamá se inflaman y duelen.

Esta inflamación puede ser porque la niña o niño no está tomando el pecho de su mamá o porque un conducto de leche está obstruido (tapado) y por eso duele, si no se trata se convierte en una infección.

La madre que tiene un conducto obstruido encontrará una parte dura y dolorida en el pecho. En algunas ocasiones esa parte del pecho se enrojece. La madre que sufre de una infección del pecho puede sentir estos mismos síntomas junto con malestar general, cansancio y fiebre.

  • Amamantar frecuentemente ayuda bastante tanto como alivio al dolor como para reducir la inflamación.
  • Ponerse paños húmedos calientes tomar una ducha tibia.
  • Hacerse masaje suave en el pecho antes de amamantar para que se vacíe el seno.
  • El descanso es una parte importante en la recuperación. Pero, ¿cómo descansar mientras hay que cuidar al niño o niña? Tener al niño o niña cerca de la madre en la cama le permitirá descansar mientras cuida del niño.

Si se tiene una infección en el pecho no es necesario destetar. La infección se da en el tejido del pecho, no en la leche. De todas maneras, el niño o niña está protegido por las propiedades antibacteriales de la leche materna.

Si la fiebre no se quita en 24 horas después de implementar el descanso, calor húmedo, masaje y amamantamiento frecuente, y si la madre sigue con malestar, entonces es recomendable que vaya al servicio de salud, pero recuérdele a la mamá que el niño o niña no debe dejar de mamar.

Si es necesario que la madre tome medicamentos, se debe continuar amamantando con frecuencia y descansar para acelerar su recuperación.

 

¿Cómo evitar la mastitis?, aconseja a la madre:

    • Evitar tener períodos demasiado extensos y repentinos entre tomas.
    • Evitar los la ropa apriete los pechos, ya que puede contribuir a los conductos obstruidos.
    • Usar diferentes posiciones para colocar al niño o niña al pecho y cuidar que esté bien afianzado al pecho, esto ayuda a drenar todos los conductos del seno.
    • Mantenerse en buena salud por medio de una buena alimentación y suficiente descanso para aumentar su resistencia a los conductos obstruidos.

Deja un comentario